Miércoles, 09 Noviembre 2011 23:12

Chasquis Conexiones S.A, Corriendo para llevar el mensaje.

Escrito por

Chasqui

Las comunicaciones nunca fueron tan fáciles como hoy, pero en tiempos donde nuestra cultura se forjó, hubo un personaje que tenía la misión de fungir de vehículo para llevar y recibir mensajes para el emperador: El Chasqui.

En épocas Incaicas, las comunicaciones entre los pueblos del basto reino del Tahuantinsuyo, requerían de algún medio que permitiera llevar mensajes de un lado a otro de manera rápida y efectiva. Es así que el noveno gobernante del estado Incaico, el Inca Pachacútec (1438 – 1471), crea un nuevo sistema: El Chasqui.

Chasqui

El que recibe y da

El Chasqui, del quechua: chaskiq, “El que recibe y da”, era un funcionario de la organización Inca que estaba a disposición únicamente del soberano Inca. Su trabajo era llevar un mensaje de un lado a otro y cumplían a cabalidad su misión.

Sus edades oscilaban entre los 18 y 25 años. Eran entrenados desde niños en el arte de correr, forjaban su resistencia para los largos recorridos, así también en tácticas de ataque y defensa, con el objetivo de garantizar la entrega exitosa del mensaje o producto que guardaban celosamente en su quepí (Morral).

Contrario a lo que muchos pensaban, un solo chasqui no recorría todo el destino por si solo. El sistema chasqui consistía en relevos que se realizaban cada 200 kilómetros en lugares especiales llamados tambos, donde encontraban: comida, bebida y descanso. La efectividad del sistema Chasqui se comprobaba, al poder enviar un mensaje o contenido de Cusco a Quito, en apenas una semana.

Actualmente y 500 años después, este sistema aún se mantiene en algunos pueblos de la sierra peruana.

Promoviéndote Perú

En el comienzo, allá por el año 2006, Promoviéndote Perú era una de esas ideas positivas que concebimos cotidianamente, de esas que mayormente no logramos madurar por dejarlas pasar. En aquella ocasión, la intención fue cultivar la esperanza de convertirnos en el mejor intermediario entre los hacedores y el éxito, como el verdadero medio difusor del emprendimiento en la población.