Martes, 22 Marzo 2016 00:00

Página en blanco

Escrito por

La escritura y el emprendimiento nacen de lo mismo: las ideas. Que sí, abundan por doquier; lo difícil ha de ser sintetizarlas, llevarlas a lo práctico, a lo concreto y que éstas sirvan para algo.

Los lectores que alguna vez visitaron este portal, quieren un poco más de lo viejo y menos de lo nuevo. Quieren que vuelva a escribir y que me deje de romper las boloñas con la venta de inmuebles. Yo también, algunas tardes, preferiría estar tirado en el patio escribiendo un cuento con la cabeza fresca, en lugar de coordinar la venta y alquiler o de casas o de departamentos. O sentarme a imaginar una carta escrita por una de mis futuras nietas, en vez de aprender a cocachos los secretos de cómo embaucar con captaciones telefónicas. ¿Se puede todo? Creo que no. Pero voy a intentarlo.

Para empezar, hemos quedado que las publicaciones de promoviendoteperú serán semanales. Textos medianos pero de contenido conciso, con fluidas historias de personas de a pie -que desde su cancha- promueven día a día el país, pero que, por contrariedades del destino, no tienen tribuna ni partido, ni tampoco les dan pelota. El cuerpo de edición trató de convencerme a contar todo bajo una misma línea, pero yo me negué con todas mis fuerzas (que no son muchas). La voluntad había vuelto, y con ella, el quórum: los redactores y columnistas tendrían como misión dar su visión del país que quieren ver. Otra vez. Sí, señor(ita), otra vez.

Me resistía a escribir un texto que esté acompañado por un video rebotado de la TV, por una razón muy simple: queda feo (re)fundar un portal de noticias cuyo principal objetivo es que escriban únicamente notas sobre los dimes y diretes de la farándula (que no es lo mismo que escribir sobre espectáculos), desengaños armados y realities tan inflados como sus propios integrantes. La síntesis se lee mal: invitas a escribir a mediáticos -que necesariamente no es gente buena para esto- luego, te pones en el medio de todos, sacando pecho, como si fueras uno de ellos. Es una actitud mezquina que muchos medios adoptan, muy parecida a la de los gorditos que solamente juegan la pichanga porque son el dueño de la pelota. No va con lo que queremos (re)escribir. Simple.

Sin embargo, si nos estás leyendo es porque obvio, volvimos, ¡estamos publicados! Este sitio vive y respira por impulso propio, por estar vuelto el backstage de mis pensamientos, y del resto de redactores. Ojo. Esto no es un blog personal, pero pretende ser sencillo para acortar distancias, con un tono cercano. Insisto. Puesta está la mesa, con la metáfora del gordito que es el dueño de la pelota servida para comprenderlo. Pero más grandes son las ganas de escribir que el pensar en los baches por los que paramos un año. Así que, ¡qué más da! Que valga la pena hacerlo…

Ana Claudia R.

Egresada de Ciencia de la Comunicación. Apasionada a las incursiones callejeras. Me gusta recorrer Lima a pie con mi cámara y captar la naturalidad en la que nos movemos. Escribo cuentos desde que tengo uso de razón. Siempre hay algo que inventar, siempre hay forma de innovarse.