Lunes, 12 Noviembre 2012 00:00

DELICE, conquistando con pasión

Escrito por

Hace 22 años vieron una oportunidad que supieron explotar y hoy son la empresa más experimentada en el mercado de los patés, mousses y quesos finos.

Luciana D’Angelo, es una emprendedora peruana que en 1990 fundó DELICE luego de analizar el mercado nacional y descubrir un nicho no atendido, que pronto se convertiría en clave de su éxito: Patés, mousses y quesos finos.

Todo empezó en casa de Luciana, donde ella misma elaboraba los patés que difundía entre sus amistades para conocer su opinión del producto. Como segundo paso, se animó a emprender un trabajo mayor, es así que inicia su labor como abastecedora de un reconocido supermercado nacional hasta llegar a ser la empresa más importante en el rubro a nivel nacional.

La empresa trabaja dos marcas, DELICE que es un producto premium y UNTADELI, que es una marca de alcance masivo por sus precios cómodos. Ambos ofrecen patés de distintos sabores y quesos finos. Acaban de incursionar en el mercado del manjar blanco y el fudge de chocolate. Todos sus productos son 100% nacionales y están hechos a medida según las necesidades del cliente.

El camino para obtener un producto de calidad no ha sido fácil, D’Angelo tuvo que buscar por todo el territorio nacional a los mejores proveedores de insumos, viajó mucho al extranjero para conocer las nuevas tecnologías que se aplican en su campo y contrato técnicos americanos y alemanes para mejorar sus formulas.

Hay que resaltar, que dentro de la empresa se vive un buen clima laboral, siempre se esta atendiendo sugerencias del equipo, están en constante capacitación y reciben muchos incentivos por lo cual los trabajadores se sienten parte de una gran familia.

DELICE, se encuentra en Jr. San Patricio Mz. RT Lt. 02 Urb. Villa Marina, Chorrillos. Teléfonos: (511) 254 8594 / (511) 254. 3285

http://www.delice.com.pe/

Promoviéndote Perú

En el comienzo, allá por el año 2006, Promoviéndote Perú era una de esas ideas positivas que concebimos cotidianamente, de esas que mayormente no logramos madurar por dejarlas pasar. En aquella ocasión, la intención fue cultivar la esperanza de convertirnos en el mejor intermediario entre los hacedores y el éxito, como el verdadero medio difusor del emprendimiento en la población.