Jueves, 19 Julio 2012 19:46

Villa Chicken: El sabroso pollo en su mejor punto

Escrito por

Cultivar una tradición gastronómica no fue el reto para este emprendimiento, su aventura y desafío se instauró en crear calidad y calidez para el consumidor diariamente, objetivo que lo consiguieron y que hoy es emblema de la empresa.

Dentro de la amplia y deliciosa carta de comidas nacionales, destaca un antojo irresistible que con su dorada piel y aroma inigualable, el pollo a la brasa. Éste se ha convertido, plato a plato, en uno de los mejores  platillos de nuestra gastronomía.

En su mayoría, los peruanos gozamos de este comida, que une a gente de todos lados, de todas las razas, de todos los credos, de todos los lugares de donde provengan, y es que, esto no es otra cosa que amor y orgullo en nuestras manos, pues es así como se recomienda comer, sin cubiertos, hasta el último de los huesos.

Movidos por la pasión de nuestro plato bandera, el cual es de mayor ingesta en nuestro país, pues inclusive está por encima del ceviche y el chifa, un grupo de peruanos emprendedores crearon Villa Chicken, un lugar que es quizás uno de los antojos más suculentos que hoy tenemos en nuestra oferta gastronómica.

Sin embargo, muy independientemente de ofrecer un delicioso pollo a la brasa, en su versión, a la leña, esta empresa se propuso dar algo más a los exigentes comensales. Fue así que tomaron la iniciativa de ofrecer momentos o experiencias gratas e inolvidables al momento de acudir a sus locales.

Por ello, otra característica emblemática de Villa Chicken es la calidez de su atención. Si uno se pone a pensar en la fusión del mejor servicio e infraestructura, con el delicioso pollo a la brasa con sabor a leña,  llega con certeza a la conclusión que esta es una inmejorable opción.

Conoce más de Villa Chicken ingresando a: www.villachicken.com.pe

Promoviéndote Perú

En el comienzo, allá por el año 2006, Promoviéndote Perú era una de esas ideas positivas que concebimos cotidianamente, de esas que mayormente no logramos madurar por dejarlas pasar. En aquella ocasión, la intención fue cultivar la esperanza de convertirnos en el mejor intermediario entre los hacedores y el éxito, como el verdadero medio difusor del emprendimiento en la población.