Martes, 28 Octubre 2014 00:00

Maco Pérez, la capacidad de vivir sin sobrevivir

Escrito por
Maco Pérez, la capacidad de vivir sin sobrevivir Mac Pérez

“Durante mucho tiempo me sentí como una hoja libre al viento, que no sabe dónde irá a caer. Siete años en retrospectiva. He analizado que todo lo que ha pasado tenía que ser de esta manera. Una serie de acontecimientos, uno tras otro que me traen hasta este punto. Donde puedo contarte un poco de mí, de mi vida. Porque creo que todos los seres humanos tenemos un propósito. El que felizmente he encontrado: Vivir mejor”
- Maco

Sentado. Un halo de luz cae sobre él. Su sonrisa siempre ahí, constante, imborrable. Empieza la narración:

“Durante mucho tiempo me sentí como una hoja libre al viento, que no sabe dónde irá a caer (...)"

Mac Jason Pérez López (36) o Maco, como lo llaman sus amigos de toda la vida, es un joven que a pesar de haber tenido que pasar una 'época oscura' (como ha nombrado a los cuatro años posteriores a su salida del hospital) ha sabido sortear los problemas que le ha planteado la vida. Él junto a su socio y amigo de siempre, Dionisio Fonseca (35), son creadores y fundadores de Discapacidadonline.com (dominio que fue asignado de tal forma solo por posicionamiento web, mas no por preferencia o gusto) plataforma web que fue lanzada a finales del 2010. Con cuatros años en línea ha logrado captar no solo a peruanos que tengan algún tipo de diversidad (discapacidad) como prefiere llamarlo, sino también al público de habla hispana en Latinoamérica y otros continentes.  

La web, que oscila entre los 150,000 usuarios y más de 3000 artículos publicados hasta el momento, se dedica a difundir todo tipo de información para personas con diversidad, como artículos científicos, legales, recreativos, motivadores, tips y mucho más.

El término discapacidad no cabe aquí. Como el mismo Maco nos cuenta “Ese Dis… que precede a capacidad, nos predispone”. Es cierto, genera un concepto que recorre nuestra mente inmediatamente y enseguida el corazón activa el botón de compasión (un par de palabras feas, ¿no?). Diversidad engloba más, nos mete a todos dentro de un saco, “es una palabra más amplia”; así como nosotros los humanos.

“Siete años en retrospectiva. He analizado que todo lo que ha pasado tenía que ser de esta manera (...)”.

Maco vivía en una burbuja como él mismo nos cuenta. Ignoraba todo sobre las personas con diversidad o quizás quería ser indiferente a ellos. Poco a poco fue dejando de lado esa etapa oscura de sobrevivencia en la que se había ensimismado. El Maco amiguero estaba de regreso.

“Una serie de acontecimientos, uno tras otro que me traen hasta este punto (...)”.

Maco en la Universidad UTEPSA (Bolivia)
Maco en la Universidad UTEPSA (Bolivia) donde realizó una charla para los nuevos alumnos.

Recuerda que el inicio de su sueño fue un simple tip. Empezó a conversar con una amiga argentina que tenía una hija con parálisis cerebral, debido a su condición la niña pasaba mucho tiempo en cama, por lo que empezaron a brotarle escaras, heridas tan delicadas que en algunos caso puede llevar hasta la muerte. A Maco ya había pasado por eso, gracias a su hermana logró superarlo untándose miel natural en las yagas luego de limpiarlas cuidadosamente. Nos explica que “la miel tiene el ácido que ayuda a eliminar el tejido muerto y el dulce se encarga de regenerar el tejido. Ahí entendí que lo que hacía era bueno. Es una situación enriquecedora sentir que eso es importante para alguien”. Todo salió tal lo esperado, la pequeña mejoró y Maco ya tenía un propósito para su vida.

“Donde puedo contarte un poco de mí, de mi vida… (...)”.

A los 14 años Maco era un niño como todos (tal vez como lo es ahora): alegre, activo, con la sonrisa imborrable en su rostro y con “las hormonas alborotadas”, típico de la edad. Lleva sentado en una silla de ruedas veintitantos años. Se tejieron muchas hipótesis de su accidente: Un atentado terrorista, un asalto a pocos metros de donde él estaba, todas conjeturas, con la única certeza de que una bala perdida le había impactado. El daño estaba hecho.

¿Creen que eso le impidió empezar a tocar guitarra a los 19 años en un grupo de Power Metal llamado Catedral, o de viajar al interior del país con ellos y conocer todo tipo de gente que se acercarían a él para pedirle consejos de cómo afrontar su problema? Claro que no. Recuerda: Sonrisa imborrable, sonrisa imborrable…

“Porque creo que todos los seres humanos tenemos un propósito (...)”.

Quizás a Mark Zuckerberg creador de Facebook le pasó como a Maco. Una noche no podía dormir, le rondaba ya la idea de conectar a la gente diversa. A las 3:00 a.m. prendió su computadora, buscó información de cómo implementar una red social. Para las 7 am toda la web estaba armada. Se acostó, pero no podía dormir (es un hombre ansioso). Continuó. (10:00 p.m.). La configuración de la plataforma ya estaba lista, se la envío a una amiga mexicana para que le dé su opinión; lo aprobó. Una breve encuesta en discapacidadonline.com le dio el voto de confianza; todos estaban de acuerdo con crear una red social para gente diversa.

Discapacidadonline.com solo era la primera parte de un proyecto ambicioso y humanitario. El segundo paso fue implementar el 2013 Handibook, el libro de la diversidad, la red social donde los usuarios con diversidad pueden conectarse entre ellos, compartir pensamientos, fotos, videos y otros momentos importantes de su vida. Sí, algo así como Facebook.

Maco se siente entusiasmado que Handibook esté cumpliendo su cometido, acercando a la gente con diversidad, tal vez acercándola tanto que ya funge de cupido, porque también es un espacio para amar, para formar parejas felices como la de María (Colombia) y Adrián (Argentina) que después de cuatro meses de intensos enamoramientos por chats decidieron conocerse y establecerse, tanto que ya están pensando casarse el próximo año y ya saben quién les gustaría que sea su padrino.

“El que felizmente he encontrado: Vivir mejor”.

La tercera fase del proyecto es crear una ONG, una organización donde la gente con diversidad pueda recibir talleres (artísticos o deportivos), orientación psicológica y rehabilitación física para vivir mejor, porque como dice “la canción de un amigo ‘Es mejor vivir que sobrevivir’. La mayoría sobrevive, vivir es otra cosa”.

Se cierran las comillas, pero lo que contará la vida sigue.

Anacrónico Zeta

Analista, filósofo, opinólogo, crítico de cine. Todo sin certificar. Pilas de libros ocupan mi formación extra academicista. Egresado de comunicaciones de una universidad limeña que no me paga por mencionarla. Todo mi tiempo libre lo ocupo en recorrer Quilca y el pasaje 18 de Polvos Azules, buscando culturizarme con cine, literatura y otras artes. Casi nunca cargo un centavo para comprar algo, pero lo apunto en mi block adefesiero. Me gustan las buenas conversaciones con gente interesante, que te invita a debatir sobre algún tema sin pelear. Creo que un hombre no es lo que el cuadro meritorio le hizo creer en el colegio; “Un hombre es lo que hace con lo que hicieron de él” como dijo Jean-Paul Sartre.