Jueves, 30 Octubre 2014 00:00

Iniciativa que cosecha innovación

Escrito por
Iniciativa que cosecha innovación Karin Tirado y Susan Cueva.

Por tercer año consecutivo, el concurso Para Quitarse el Sombrero (PSQ) de la Fundación Romero, volvió a convocar a jóvenes estudiantes de universidades e institutos de todas las regiones de nuestro Perú rico y diverso. Tan diverso como las iniciativas empresariales que llegaron a la Etapa Final del concurso. Uno que ha sido creado para quienes portan la sangre emprendedora; la inherente a los temerarios, la exigua y de transfusión invalorable. Que corra por las venas hace que contagie, llene de vida los ideales y los convierta en negocios. Esto es para pocos, pienso. Aunque en su Etapa Inicial, alrededor de 5 mil proyectos de negocios fueran presentados, pero eso sí, solo 90 logrado clasificar a la finalísima fecha de premiación, la misma que se llevó a cabo el pasado 24 de octubre en la Universidad de Piura (campus Lima).

En este alentador contexto fui citado a un conocido hotel de Lince, allí una mini delegación (conformado por 3 chicas) de estudiantes de Administración y Negocios Internacionales me esperaba, y no como huéspedes sino como protagonistas de PQS. Y sí, justo a horas de la tan ansiada ceremonia de premiación, tuve la oportunidad de conversar con Susan Cueva y Karin Tirado, (dos de las tres) estudiantes que representaron a la Universidad Privada del Norte - Filial Cajamarca en la final del certamen, las cuales con orgullo me presentaron y hablaron de sus destacados proyectos empresariales. Específicamente me refiero a Pashka - Bandejas Étnicas (a cargo de Susan Cueva y James Gamarra) y Sopa Crema FortVid (a cargo de Karin Tirado y María Terrones), productos que gracias a su creatividad e innovación se ganaron la ‘chapa’ de finalista, pero que hoy, fuera de lo académico, pretenden ganarse la calificación del jurado más exigente: el público.

Como parte del público me siento empoderado; me siento en la posición de querer saber más, de querer acomodarme en el asiento del comedor del hotel para escuchar lo que estas chicas tienen para contarme. Lo hago. Busco su motivación. Susan empieza contándome, yo la escucho atento: “Mi llegada a Lima no es casual. Vengo a presentar a Pashka, unas bandejas étnicas hechas de madera con detalles alusivos a la cultura peruana. El nombre en quechua significa ‘recordar’, y lo hemos trabajado bajo el eslogan de ‘Remember me’ (recuérdame), ya que queremos mezclar las dos culturas en una sola idea, con el fin de enfocamos a ambos mercados: el nacional y el extranjero”. De igual manera, Karin interviene con el porqué de su producto diciendo: “FortVid es una sopa instantánea potenciada y enriquecida por pequeños trozos de carne. La razón del nombre es por queremos brindar a quienes la consumen una vida sana y fortificada, entonces de ahí como que más o menos se conjuga con el nombre…”.

Estos testimonios me reafirman la importancia del apoyo, sea del lugar que llegue: “Para el desarrollo del producto tuvimos la ayuda de un ingeniero de industrias alimentarias para todo el proceso productivo, nos explicó qué debíamos hacer, qué máquinas utilizar. Todo fue un proceso largo” afirma Karin. Mientras que Susan me comenta que halló en su familia la motivación adecuada: “Varias personas de mi familia se dedican a lo textil. Mi mamá particularmente hace maravillas con los tejidos. Me encantan. En un inicio pensé en exportar todo lo que ella hacía pero también me estaba limitando un poco. Posteriormente viajé a la Expoalimentaria 2013 y me abrió nuevos panoramas”. Qué duda cabe, las experiencias de cada quien le dan ese toque particular a los emprendimientos expuestos en este tipo de competiciones. La ley de la selva se cumple: solo los mejores sobreviven. Ante mí tenía a dos sobrevivientes. Lo valoré como pocos.

Ahora quiero que te fijes en los estándares y criterios tan minuciosos de su producción, porque… Una cosa es la idea y otra su ejecución, ¿verdad? Aquí vemos a las bravas:

Sopa Crema FortVid
Sopa Crema FortVid

FortiVid: “Todo empieza por la selección de granos. Vemos qué grano vamos a utilizar en lo que es maíz, alverja y haba. Después verificamos el grado de humedad de los mismos (debe ser menor o igual a 13° para facilitar la deshidratación), de ahí se limpian las impurezas para empezar a lavarlos, luego viene el secado y tostado de grano. Una vez hecho eso, tenemos la molienda de los tres granos juntos. Incorporamos la carne troquelada (trozos de carne pequeña) sazonadas con orégano; el justo que le da el toque de sabor. Para finalmente envasarlo. Nuestra sopa es rica y consistente y viene en una presentación de 65 gr. para 3 a 4 porciones”.

Bandejas Étnicas Pashka
Bandejas Étnicas Pashka

Pashka: “Mis bandejas están hechas de madera tallada y tienen temas culturales. En la base superior lleva textiles chotanos, sobre ello, hemos colocado vidrio templado para asegurar la impermeabilización de la tela. Además, los bordes están debidamente sellados con silicona para que no se dañen por si se derrama algún líquido. Una de las dos asas tiene impresa la marca, mientras que la otra, un código QR que le añade presencia virtual, debido a que estará ‘hipervinculado’ con el website del hotel al que estará dirigido el producto. Será individualizado por clientes porque se trabajará bajo pedido. Hemos tenido que hacer más de 10 prototipos para obtener el producto final, primando la calidad por encima del precio. En maderas utilizamos Pino y Ciprés para las tonalidades claras, y Caoba, Cedro y Nogal para las oscuras. Son 5 tipos de maderas, por ende 5 diferentes tipos de colores”.

Por último, vale mencionar que Cajamarca es uno de los puntos turísticos más atractivos del país. La belleza de sus textiles y cerámicas fascina a los ojos del mundo. Pero, ¿por qué digo esto? Porque la minería es solo la punta del iceberg dentro de las riquezas que se pueden explotar (en el buen sentido), por eso, querido lector, iniciativas como las de Susan y Karin y tantos otros jóvenes evidencian que, están ahí, ¡ante nosotros! Invitándonos a salir de la aletargante zona de confort para comenzar a hacer deshaciendo… Deshaciendo los paradigmas y barreras que dificulten la construcción de un Perú para quitarse el sombrero. 

Faustino Amador

Nací el 2010 en un país patagónico. Contrario a lo que parezca, soy un adulto hecho pero eso sí, nada derecho. A la mujer caderona no la cambio ni por ganarme la Tinka. Nunca terminé nada, soy el eterno estudiante que prefiere analizar antes de memorizar. Constantemente viajo por el mundo, luego me caigo de la cama y aterrizo. Si sé de un tema lo estiro y si no lo sé, lo invento. Voy por la vida debatiendo con los wannabe. Tengo un búho tatuado en la espalda pero, si se trata de entrevistar o escribir, más me acomoda ser un vampiro: succiono tu sangre; tu alma; tu esencia; la suficiente para alimentar el texto que se me antoje.